Archive for November, 2012

I am currently reading The Irreducible Mind (Edward F. Kelly, Emily Williams Kelly, Adam Crabtree, Alan Gauld, Michael Grosso, and Bruce Greyson) along with articles on quantum consciousness. I am also tackling Saltmarsh’s tome on the cross correspondences. I attempt to bridge various books on the topic of survival of consciousness, since it is by nature multi disciplinary and all-encompassing. It is, perhaps, the most thoroughly inclusive of all the possible topics for research.

I am not, right now, planning on writing my Grand Unifying Theory for these and other texts on the survival topic. My huge and overly ambitious plans for synthesizing all the information out there may or may not happen, and even if I THINK I’ve accomplished such a feat, I probably will have not. When asked to find the great commonality, most people interested in this field will defer to concepts such as “deep consciousness” or a substrate in the universe that allows for consciousness to continue functioning separately from a physical body. Some physicists interested in this research will talk about quantum processes that occur in the brain, but connect thought, feeling, memory and emotion to a non-local matrix. Again, we are stuck with the idea of ‘substrate’, ‘matrix’ or some kind of structure that would allow such neuronal processes to be ‘housed’, as it were, somewhere outside of our cranium.

What appears to unite most theories of consciousness as related to survival after death is ‘non locality’. In other words, our emotions, feelings, memories, and our sense of identity are not in a particular ‘place’, either in our brains or in time. They are called into being as choices or possibilities in a particular moment in time. All possible memories, thoughts, feelings, etc. are floating in a sea of potentiality. Nothing disappears or is lost; how we ‘call forth’ the elements of our psyche that compose identity is the great mystery. Where are my memories? Certainly they do not annihilate themselves as soon as I stop remembering something. I cause a memory to emerge through will, just as I can will my arm to move. There are, then, at least two elements to consciousness: the will and the content of the conscious mind that my will brings into being. This is strongly reminiscent of the soul/spirit division, the ancient idea that we are of two minds: one is action and will, the other memory, experience and emotion.

Quantum consciousness, as I understand it, finds a scientific underpinning for qualia, will, memory and emotion. This might better explain it:

For Walker, “consciousness is the collection of potentialities that develops as these electrons and these structures of the brain interact” (p. 237). Will, by causing the state vector to collapse in a particular manner, initiates this electron cascade, thereby selecting which synapses will fire and, hence, determining our experience and behaviour.

Again, it’s about our will to produce reality. Our experiences and behavior appear to be a direct result of our desire to “collapse the state vector” in a particular way; now, where exactly does ‘will’ come from is another issue beyond what I can ponder for today. More later.

Enjoy your week,


Read Full Post »

Kirsten A. Thorne                                                  November 21st, 2012 


There were two instances when I was left speechless in a class, because, simply, I was on the verge of tears (the full texts of “Nadie encendia las lamparas” and “Suicidio” are at the end of this post). One such moment occurred when I was reading the end of Felisberto Hernández’s short story, “Nadie encendía las lámparas” and the other when reading Lorca’s poem, “Suicido.” Felisberto’s short story ends when the writer is stranded in a darkening room at the end of his reading, (“Nadie encendía las lámparas. Y me iba entre los últimos, tropezando con los muebles . . .”) and “Suicidio” ends with the fantastic “chorro de sombra” flooding the room where the desperate student either ends his life, or finds some way to break the spell of death and return to life.

Felisberto’s story and Lorca’s poem end in silence; both works appear to address the writer’s voluntary termination of writing and discourse. There is no more communication with the reader after the writer opts for privacy and perhaps liberation through sexual expression in “Lámparas,” just as silence reigns when the student chooses death . . . or does he? Both works leave the reader in a state of interpretive ambiguity, since the seduction and the suicide are both suggested outcomes, not explicit results of textual intention. Both endings engulf the reader in an abyss of emotion. One hopes for the writer in “Lámparas” liberation from his disassociative state, his proclivity to depersonalization and alienation, just as the reader would prefer to think that the last lines of “Suicidio” were not referring to a death but to another liberation, this time from the bonds of institutional demands that freeze and objectify the student, who becomes “balcón y torre” in the same way the writer in Felisberto regularly melds with statues, body parts, plants and water imagery in so many of his short stories.

On another level, however, “Lámpara” is about a writer who cannot reach an audience at his intellectual level and must contain his sarcastic and critical impulses through a sort of voluntary attention deficit disorder, distracting him from the awful knowledge that his is misunderstood and misinterpreted. The writer/reader of the story within the story has repeated his words, his fiction, so many times over the years that he functions as something of an automaton, alienated from his own discourse and divorced from the emotions that his words once conveyed to others. His “out of body” experience while reading is something akin to how the teacher arrives at moments of alienation in the classroom, attempting for the hundredth time to convey the meaning, the importance and the vitality of a text that for her students is just words, often empty, without context and without significance beyond the simple flow of plot and character. The writer in “Lámparas”—as in “La casa inundada” and “La envenenada,” is a despicable character in many ways, with base intentions and an infantile emotional life that leads him to disconnection from his deeper self, a sort of Freudian catastrophe of the psyche. As much as I would hope not to identify with the reader in “Lámparas,” there is a certain affinity between Felisberto’s writers–narrators and the professor character that vomits forth streams of words in the often vain hope that the students will grasp them, as if they were a lifeline to meaning and significance.

The proverbial Other Side of the Story is represented by Lorca’s “Suicidio”. When the student’s psyche is fragmented and destroyed “por no saberte la Geometría,” the teacher—Lorca’s implied authority that depersonalizes and dehumanizes the student—has perpetuated a sort of violence against her audience, the Other that is supposed to find inspiration and transcendence through learning, but instead finds “broken wings and rag flowers.”  In both cases, memorization and repetition (the writer’s of his own text and student’s of mathematical formulas) has created the depersonalization that leads to identification with objects and ‘de-animates’ the soul of the writer and the student.

The “way out” for the writer in “Lámparas” is a real, human connection to the audience in the guise of the niece with the ‘pelo ondulado’ that so fascinates him. Even though he continues to objectify her, at least she moves up a few levels in the similes, from the head of a statue to the head of a giant, warm chicken. The writer/author/narrator throws us out at the end—the light dims and we can no longer ‘see’– so that the woman’s seduction can complete itself far from our gaze and our poor understanding of Felisberto’s texts. The reader (us) is relegated to the realm of darkness, since we don’t, and perhaps can’t, appreciate the mental processes of the artist; the reclaiming of silence is a move away from the fragmented, superficial and unfixed nature of the word. The only possible path to integration is to stop engaging the reader in the play of discourse, and engage instead in a physical act that will, perhaps, lead to emotional wholeness.

When the clock stops and time is suspended in “Suicidio,” the student sees himself laid out on a white divan, a foreshadowing or a premonition of the inevitable result of total alienation. The breaking of the mirror is either his destruction or his salvation; it represents either the definitive break with reality (death) or the rejection of what he has become, “rigid and geometric”. The “gran chorro de sombra” is the content of the unconscious mind, freed from everything that contains it, and also the shattering of the image, the face we show to the world that hides our deepest pain and incomprehension. There is the implicit criticism in Lorca’s poem that the institutionalization of learning—or of the life force in general—leads to death or destruction of the psyche. This calls to mind Lorca’s own death at the hands of the fascist Guardia Civil. It is well-known that several poems in the Romancero Gitano and other collections of poetry appear to foreshadow Lorca’s own death. The references to the author’s demise are plentiful, calling to mind the many instances of tragic foreshadowing in Spanish literature from the 1930s and 1940s (a good example of this is Cela’s “La romería”).

In Hernandez’s case, he wrestles with death as the consequence of a radical inability to focus on exterior reality as a whole; his plunge into the unconscious mind is a constant threat to his sanity, his ability to sustain any relationship with the Other. The public, for both Lorca and Hernández, is often the catalyst for catastrophe. Either “we” don’t understand the disconnection of the suffering writer, or “we” represent, tacitly, the institutions of repression. In these texts, the reality of the writer/poet/author is miscomprehension and lack of connection; one could argue that such is the nature of writing itself, and integration between the world ‘out there’ and the world of the equivocal text will never mesh in any meaningful way; however, Lorca and Hernández demonstrate through their artistry the necessity of integration, intimacy, and a sort of communion of the spirit. To do otherwise is to pander to the lowest common denominator or worse yet, to align oneself with the forces of darkness.

Kirsten A. Thorne, Ph.D.


Nadie encendía las lámparas

Felisberto hernández

 Hace mucho tiempo leía yo un cuento en una sala antigua. Al principio entraba por una de las persianas un poco de sol. Después se iba echando lentamente encima de algunas personas hasta alcanzar una mesa que tenía retratos de muertos queridos. A mí me costaba sacar las palabras del cuerpo como de un instrumento de fuelles rotos. En las primeras sillas estaban dos viudas dueñas de casa; tenían mucha edad, pero todavía les abultaba bastante el pelo de los moños. Yo leía con desgano y levantaba a menudo la cabeza del papel; pero tenía que cuidar de no mirar siempre a una misma persona; ya mis ojos se habían acostumbrado a ir a cada momento a la región pálida que quedaba entre el vestido y el moño de una de las viudas. Era una cara quieta que todavía seguiría recordando por algún tiempo un mismo pasado. En algunos instantes sus ojos parecían vidrios ahumados detrás de los cuales no había nadie. De pronto yo pensaba en la importancia de algunos concurrentes y me esforzaba por entrar en la vida del cuento. Una de las veces que me distraje vi a través de las persianas moverse palomas encima de una estatua. Después vi, en el fondo de la sala, una mujer joven que había recostado la cabeza contra la pared; su melena ondulada estaba muy esparcida y yo pasaba los ojos por ella como si viera una planta que hubiera crecido contra el muro de una casa abandonada. A mí me daba pereza tener que comprender de nuevo aquel cuento y transmitir su significado; pero a veces las palabras solas y la costumbre de decirlas producían efecto sin que yo interviniera y me sorprendía la risa de los oyentes. Ya había vuelto a pasar los ojos por la cabeza que estaba recostada en la pared y pensé que la mujer acaso se hubiera dado cuenta; entonces, para no ser indiscreto, miré hacia la estatua. Aunque seguía leyendo, pensaba en la inocencia con que la estatua tenía que representar un personaje que ella misma no comprendería. Tal vez ella se entendería mejor con las palomas: parecía consentir que ellas dieran vueltas en su cabeza y se posaran en el cilindro que el personaje tenía recostado al cuerpo. De pronto me encontré con que había vuelto a mirar la cabeza que estaba recostada contra la pared y que en ese instante ella había cerrado los ojos. Después hice el esfuerzo de recordar el entusiasmo que yo tenía las primeras veces que había leído aquel cuento; en él había una mujer que todos los días iba a un puente con la esperanza de poder suicidarse. Pero todos los días surgían obstáculos. Mis oyentes se rieron cuando en una de las noches alguien le hizo una proposición y la mujer, asustada, se había ido corriendo para su casa.

La mujer de la pared también se reía y daba vuelta la cabeza en el muro como si estuviera recostada en una almohada. Yo ya me había acostumbrado a sacar la vista de aquella cabeza y ponerla en la estatua. Quise pensar en el personaje que la estatua representaba; pero no se me ocurría nada serio; tal vez el alma del personaje también habría perdido la seriedad que tuvo en vida y ahora andaría jugando con las palomas. Me sorprendí cuando algunas de mis palabras volvieron a causar gracia; miré a las viudas y vi que alguien se había asomado a los ojos ahumados de la que parecía más triste. En una de las oportunidades que saqué la vista de la cabeza recostada en la pared, no miré la estatua sino a otra habitación en la que creí ver llamas encima de una mesa; algunas personas siguieron mi movimiento; pero encima de la mesa sólo había una jarra con flores rojas y amarillas sobre las que daba un poco de sol.

Al terminar mi cuento se encendió el barullo y la gente me rodeó; hacían comentarios y un señor empezó a contarme un cuento de otra mujer que se había suicidado. Él quería expresarse bien pero tardaba en encontrar las palabras; y además hacía rodeos y digresiones. Yo miré a los demás y vi que escuchaban impacientes; todos estábamos parados y no sabíamos qué hacer con las manos. Se había acercado la mujer que usaba esparcidas las ondas del pelo. Después de mirarla a ella, miré la estatua. Yo no quería el cuento porque me hacía sufrir el esfuerzo de aquel hombre persiguiendo palabras: era como si la estatua se hubiera puesto a manotear las palomas.

La gente que me rodeaba no podía dejar de oír al señor del cuento; él lo hacía con empecinamiento torpe y como si quisiera decir: “soy un político, sé improvisar un discurso y también contar un cuento que tenga su interés”.

Entre los que oíamos había un joven que tenía algo extraño en la frente: era una franja oscura en el lugar donde aparece el pelo; y ese mismo color -como el de una barba tupida que ha sido recién afeitada y cubierta de polvos- le hacía grandes entradas en la frente. Miré a la mujer del pelo esparcido y vi con sorpresa que ella también me miraba el pelo a mí. Y fue entonces cuando el político terminó el cuento y todos aplaudieron. Yo no me animé a felicitarlo y una de las viudas dijo: “siéntense, por favor” Todos lo hicimos y se sintió un suspiro bastante general; pero yo me tuve que levantar de nuevo porque una de las viudas me presentó a la joven del pelo ondeado: resultó ser sobrina de ella. Me invitaron a sentarme en un gran sofá para tres; de un lado se puso la sobrina y del otro el joven de la frente pelada. Iba a hablar la sobrina, pero el joven la interrumpió. Había levantado una mano con los dedos hacia arriba -como el esqueleto de un paraguas que el viento hubiera doblado- y dijo:

-Adivino en usted un personaje solitario que se conformaría con la amistad de un árbol.

Yo pensé que se había afeitado así para que la frente fuera más amplia, y sentí maldad de contestarle:

-No crea; a un árbol, no podría invitarlo a pasear.

Los tres nos reímos. Él echó hacia atrás su frente pelada y siguió:

-Es verdad; el árbol es el amigo que siempre se queda.

Las viudas llamaron a la sobrina. Ella se levantó haciendo un gesto de desagrado; yo la miraba mientras se iba, y sólo entonces me di cuenta que era fornida y violenta. Al volver la cabeza me encontré con un joven que me fue presentado por el de la frente pelada. Estaba recién peinado y tenía gotas de agua en las puntas del pelo. Una vez yo me peiné así, cuando era niño, y mi abuela me dijo: “Parece que te hubieran lambido las vacas.” El recién llegado se sentó en el lugar de la sobrina y se puso a hablar.

-¡Ah, Dios mío, ese señor del cuento, tan recalcitrante!

De buena gana yo le hubiera dicho: “¿Y usted?, ¿tan femenino?” Pero le pregunté:

-¿Cómo se llama?


-El señor… recalcitrante.

-Ah, no recuerdo. Tiene un nombre patricio. Es un político y siempre lo ponen de miembro en los certámenes literarios.

Yo miré al de la frente pelada y él me hizo un gesto como diciendo: “‘¡Y qué le vamos a hacer!”

Cuando vino la sobrina de las viudas sacó del sofá al “femenino” sacudiéndolo de un brazo y haciéndole caer gotas de agua en el saco. Y enseguida dijo:

-No estoy de acuerdo con ustedes.

-¿Por qué?

-…y me extraña que ustedes no sepan cómo hace el árbol para pasear con nosotros.


-Se repite a largos pasos.

Le elogiamos la idea y ella se entusiasmó:

-Se repite en una avenida indicándonos el camino; después todos se juntan a lo lejos y se asoman para vernos; y a medida que nos acercamos se separan y nos dejan pasar.

Ella dijo todo esto con cierta afectación de broma y como disimulando una idea romántica. El pudor y el placer la hicieron enrojecer. Aquel encanto fue interrumpido por el femenino:

-Sin embargo, cuando es la noche en el bosque, los árboles nos asaltan por todas partes; algunos se inclinan como para dar un paso y echársenos encima; y todavía nos interrumpen el camino y nos asustan abriendo y cerrando las ramas.

La sobrina de las viudas no se pudo contener.

-¡Jesús, pareces Blancanieves!

Y mientras nos reíamos, ella me dijo que deseaba hacerme una pregunta y fuimos a la habitación donde estaba la jarra con flores. Ella se recostó en la mesa hasta hundirse la tabla en el cuerpo; y mientras se metía las manos entre el pelo, me preguntó:

-Dígame la verdad: ¿por qué se suicidó la mujer de su cuento?

-¡Oh!, habría que preguntárselo a ella.

-Y usted, ¿no lo podría hacer?

-Sería tan imposible como preguntarle algo a la imagen de un sueño.

Ella sonrió y bajó los ojos. Entonces yo pude mirarle toda la boca, que era muy grande. El movimiento de los labios, estirándose hacia los costados, parecía que no terminaría más; pero mis ojos recorrían con gusto toda aquella distancia de rojo húmedo. Tal vez ella viera a través de los párpados; o pensara que en aquel silencio yo no estuviera haciendo nada bueno, porque bajó mucho la cabeza y escondió la cara. Ahora mostraba toda la masa del pelo; en un remolino de las ondas se le veía un poco de la piel, y yo recordé a una gallina que el viento le había revuelto las plumas y se le veía la carne. Yo sentía placer en imaginar que aquella cabeza era una gallina humana, grande y caliente; su calor sería muy delicado y el pelo era una manera muy fina de las plumas.

Vino una de las tías -la que no tenía los ojos ahumados- a traernos copitas de licor. La sobrina levantó la cabeza y la tía le dijo:

-Hay que tener cuidado con éste; mira que tiene ojos de zorro.

Volví a pensar en la gallina y le contesté:

-¡Señora! ¡No estamos en un gallinero!

Cuando nos volvimos a quedar solos y mientras yo probaba el licor -era demasiado dulce y me daba náuseas-, ella me preguntó:

-¿Usted nunca tuvo curiosidad por el porvenir?

Había encogido la boca como si la quisiera guardar dentro de la copita.

-No, tengo más curiosidad por saber lo que le ocurre en este mismo instante a otra persona; o en saber qué haría yo ahora si estuviera en otra parte.

-Dígame, ¿qué haría usted ahora si yo no estuviera aquí?

-Casualmente lo sé: volcaría este licor en la jarra de las flores.

Me pidieron que tocara el piano. Al volver a la sala la viuda de los ojos ahumados estaba con la cabeza baja y recibía en el oído lo que la hermana le decía con insistencia. El piano era pequeño, viejo y desafinado. Yo no sabía qué hacer; pero apenas empecé a probarlo la viuda de los ojos ahumados soltó el llanto y todos nos callamos. La hermana y la sobrina la llevaron para adentro; y al ratito vino la sobrina y nos dijo que su tía no quería oír música desde la muerte de su esposo -se habían amado hasta llegar a la inocencia.

Los invitados empezaron a irse. Y los que quedamos hablábamos en voz cada vez más baja a medida que la luz se iba. Nadie encendía las lámparas.

Yo me iba entre los últimos, tropezando con los muebles, cuando la sobrina me detuvo:

-Tengo que hacerle un encargo.

Pero no me dijo nada: recostó la cabeza en la pared del zaguán y me tomó la manga del saco.



(Quizá fue por no saberte la Geometría)

El jovencito se olvidaba.
Eran las diez de la mañana.

Su corazón se iba llenando
de alas rotas y flores de trapo.

Notó que ya no le quedaba
en la boca más que una palabra.

Y al quitarse los guantes, caía,
de sus manos, suave ceniza.

Por el balcón se veía una torre.
El se sintió balcón y torre.

Vio, sin duda, cómo le miraba
el reloj detenido en su caja.

Vio su sombra tendida y quieta
en el blanco diván de seda.

Y el joven rígido, geométrico,
con un hacha rompió el espejo.

Al romperlo, un gran chorro de sombra
inundó la quimérica alcoba.

–Federico Garcia Lorca, Canciones

Read Full Post »